Bontrager

 

Bontrager nació de una auténtica necesidad de disponer de equipamiento ciclista resistente a los elementos y que permitiera a los corredores superar los límites, fomentar este deporte y redefinir las expectativas de calidad. A finales de los 70, a medida que un nuevo estilo de ciclismo de montaña comenzaba a suscitar entusiasmo en todo el país, Keith Bontrager, ingeniero, diseñador, físico, mecánico, corredor y persona dotada de un don innato para hacer las cosas por sí mismo, se dio cuenta de la necesidad de fabricar piezas de alta calidad que satisficieran las demandas del ciclismo de montaña.